Clínica Dental Moyúa en Bilbao
dientes decolorados

Algunas personas lucen los dientes decolorados, pese a tener una cuidada higiene dental. A menudo suele deberse al uso de fármacos.

La boca es un órgano conectado al resto del cuerpo y, por tanto, le influyen los factores de hábitos de vida y consumo que tengamos, así como la alimentación. En el caso del color de los dientes, cómo nos alimentemos, ciertas enfermedades, hábitos y los efectos del uso de cierto tipo de fármacos pueden hacer que nuestra sonrisa no luzca todo lo blanca y radiante que debiera.

dientes decolorados

Dientes decolorados por efecto del uso de fármacos

El consumo de algunos tipos de fármacos tiene como consecuencias negativas la alteración de la estructura de los dientes. Una de ellas es la decoloración de los dientes.

El tejido dentario se ve alterado y esto hace que cambie el tono de los dientes, que pierde brillo y algunas veces se ve grisáceo y otras amarillento. Además, el hecho de que se trate una alteración interna, son más resistentes a los tratamientos de blanqueamiento dental.

Qué sustancias producen la decoloración dental

La coloración de nuestro dientes se puede ver afectada, interna o externamente. Vamos a ver cuáles son las sustancias y componentes de los fármacos más agresivos.

Agentes que provocan la decoloración a nivel interno

dientes decolorados

Agentes que provocan la decoloración a nivel externo

Estos componentes se adhieren a la superficie del diente y, por el hecho de ser sustancias externas, resulta más fácil retirarlas con tratamientos de blanqueamiento dental:

  • Sales ferrosas: a menudo se recetan para tratar casos de anemia.
  • Fluoruro estañoso: presente en las pastas dentífricas de los años 50 con el objetivo de proporcionar protección frente a la caries, el desarrollo de placa bacteriana, las bacterias patogénicas, la gingivitis y la sensibilidad dentinaria.
  • Clorhexidina: también presente en productos de limpieza y tratamiento bucal, en forma de gel, enjuagues bucales, pastas de dientes o sprays. Se administran para tratar enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis), prevenir las posibles infecciones derivadas de una cirugía bucal o curar pequeñas lesiones en los tejidos blandos de la cavidad oral.
clorhexidina
pérdida de un diente

Todos/as podemos sufrir la pérdida de un diente, bien por caries o enfermedad bucal , o por algún tipo de traumatismo.

Podemos pensar que en estos casos no pasa nada, porque total, tenemos más y nos podemos ir apañando con el resto: nos habituamos a estéticamente mostrar un hueco que más o menos pase desapercibido; al hablar nos acostumbramos también; y para masticar nos ayudamos del resto de la dentadura…

Pero es un error pensar así. Si perdemos un diente y éste no se sustituye con relativa rapidez, se desencadenan una serie de reacciones en nuestra boca. Y te podemos asegurar que la de enseñar el hueco y que estéticamente no resulte bonito es la menos importante de ellas.

pérdida de un diente

¿Qué efectos produce la pérdida de un diente?

  • Como ya hemos mencionado, estéticamente no resultará una sonrisa armónica y bonita.
  • Al faltar la raíz del diente, el hueso de la mandíbula se retraerá. El hueso de la mandíbula necesita que constantemente la raíz del diente le envíe estímulos, gracias a lo cual se mantiene y reconstruye.
  • El hueco dejado por la pieza que falta cada vez se irá haciendo mayor. Incluso al retraerse el hueso, se podrían quedar al descubierto las raíces de los dientes adyacentes al perdido.
  • Los dientes cercanos al que se ha perdido podrían ir moviéndose para ir ocupando el hueco que ha dejado éste.
  • A su vez, esas piezas que se irán moviendo, dejarán espacios que trataran de ocupar otros dientes y muelas de otras posiciones. Con lo que las piezas se irán descolocando.
  • En cuanto al diente situado en el maxilar contrario y que antes hacía contacto con la pieza perdida, también sufrirá un desplazamiento, porque seguirá buscando ese contacto. La raíz se descubrirá y esto provocará enfermedades en ese diente, como caries o incluso periodontitis.

 

Como ves, se trata de todo un desencadenante de consecuencias que resultan graves para nuestra salud bucal en general.

Consecuencias de la pérdida de un diente

La pérdida de un diente provoca consecuencias físicas, funcionales e incluso psicológicas, como:

  • Puede afectar a la confianza en uno/a mismo/a y minar la autoestima, comenzando porque la falta de una pieza (si se trata de una muy visible) afecta negativamente a nuestro aspecto físico; y más aún cuando, en el caso de que el hueso de la mandíbula se retraiga y se pierda masa ósea, cambia el aspecto general de la cara.
  • Problemas de masticación: la pérdida de un diente hará necesario adaptarse para poder masticar y la persona tendrá tendencia a masticar con el lado de la boca que no ha perdido la pieza. Esto, a su vez, provocará que las piezas de ese lado sufran mayor desgaste y sobrecarga.
  • Hablar y más concretamente articular las palabras puede ser dificultoso en algunos casos, dependiendo de cuál sea la pieza perdida. Puede causar problemas a la hora de pronunciar las palabras. Esto afecta tanto a nivel funcional, como psicológico y social.
  • Problemas digestivos: en algunos casos, la dificultad para masticar correctamente hará que no se ingieran bien los alimentos. Esto podría provocar problemas gastro-intestinales y digestivos.
  • Problemas con la relajación de la articulación de la mandíbula.

Lo vemos en este vídeo:

¿Qué puedo hacer si he perdido un diente?

Si te encuentras en este situación, en la que, por la razón que sea, has perdido un diente, puedes estar tranquilo/a. Hay solución.

Hoy día es posible ofrecer a los pacientes diferentes alternativas, orientadas a recuperar la funcionalidad y la salud bucal en general, pero que, además, resultan una opción estética sobresaliente, con la que podrán sonreir de nuevo sin complejos.

Se puede optar por prótesis fijas o removibles, con las que no se diferenciará cuál es la pieza que no es real.

Ante un caso de este tipo, lo primero que recomendamos es que soliciten una cita para acudir a consulta, en la que podremos valorar su caso específico y ofrecer una solución adaptada y personalizada.

blanqueamiento-dental

El blanqueamiento dental es una de las especialidades en la Clínica Dental Moyúa. Un tratamiento en el que combinamos diferentes métodos, según las necesidades, para conseguir los mejores resultados.

Gracias a este tipo de tratamientos, conseguimos eliminar manchas que cubran los dientes, producidas en su mayoría por algunos tipos de bebidas. Además, el blanqueamiento dental aclarará y aportará luminosidad a tus dientes, unificando también el tono.

Si todavía no tienes claro qué puede mejorar un tratamiento de blanqueamiento dental en tu caso y para qué está indicado, te lo aclaramos en este artículo.

¿Qué es un blanqueamiento dental?

El paso del tiempo hace que los dientes se vayan apagando y perdiendo brillo. Es normal. Pero, además, algunas bebidas y colorantes presentes en los alimentos, hacen también que los dientes pierdan tono y amarilleen o dejen manchas.

Y por si fuera poco, en el caso de los/as fumadores/as, el tono de los dientes también amarillea por el efecto del tabaco.

El blanqueamiento dental consiste en eliminar las manchas de los dientes. El esmalte de los dientes contiene millones de poros microscópicos, que por efecto de todos estos agentes y con el tiempo, permiten que traspasen a la dentina compuestos orgánicos, lo que provoca la decoloración.

blanqueamiento-dental-dientes

¿Qué manchas puede eliminar un blanqueamiento dental?

Por medio de los tratamientos de blanqueamiento dental los dientes pueden recuperar luminosidad, aclarar el tono y hacer que desaparezcan manchas en los dientes.

La forma de mantener los dientes con buen color es la constancia en la limpieza diaria y realizar una limpieza profesional dos veces al año.

Como hemos dicho, aunque el tiempo hace que el tono de los dientes vaya oscureciendose, hay otros factores que lo agravan y hacen que estéticamente luzcan peor.

Los tratamientos de blanqueamiento dental pueden corregir los efectos nocivos de algunas bebidas que ensucian nuestros dientes y otros agentes que los oscurecen, como:

El que no tenga color no quiere decir que este tipo de caldo no ensucie los dientes. De hecho, es también muy ácido y afecta al esmalte dental.

  • Vino tinto
blanqueamiento-dental-ferula

¿Qué tipos de tratamiento de blanqueamiento dental existen?

Los blanqueamientos dentales se pueden hacer de diferentes maneras:

Férulas de blanqueamiento

Hoy día hay diferentes marcas en el mercado, pero todas comparten en que necesitan aplicar un producto en la férula y que esta sea colocada en la boca. Es un tratamiento más lento que el profesional en consulta.

Los productos que se aplican en las férulas son geles que contienen agentes blanqueadores, peróxido de carbamida y peróxido de hidrógeno normalmente. La acción del gel hace que el oxigeno penetre a través de los poros del esmalte dental, hasta llegar a la dentina. Una vez alcanzada ésta, el gel provocará la descomposición de los compuestos orgánicos que se hayan depositado con el paso del tiempo, convirtiéndolos en minúsculas partículas capaces de reflejar la luz. De esa forma, el tono de los dientes se aclarará.

Este tratamiento exige constancia por parte del paciente, ya que la férula impregnada con el gel blanqueador deberá permanecer unas horas al día colocado en la boca. Por lo tanto, es importante ser constante.

Blanqueamiento profesional con láser

En este tipo de blanqueamiento hay diferentes tipos y marcas también. Estos tratamientos se realizan en consulta, por parte de los profesionales de la clínica.

Se aplica gel de peróxido de hidrógeno en los dientes y se exponen a una luz intensa, que puede ser de LED, arco de plasma o halógena. La luz provoca que el efecto del gel se acelere y se produzca la fotoactivación.

Es un tratamiento más rápido que el de las férulas, pero exige que sea realizado por profesionales, por el tipo de materiales, técnicas y tecnología que necesita. Además, es necesario tomar unas medidas de seguridad para realizarlo.

 

En nuestro caso, en la Clínica Dental Moyúa combinamos ambos sistemas, siempre dependiendo del estado concreto de los dientes del paciente y tras un riguroso estudio, en el que se analizará de forma personalizada cuál de las opciones es la mejor.

Revisamos el tono de los dientes del paciente y estudiamos qué tipo de tratamiento le recomendaremos, incluso si su caso permite simultanear el tratamiento en consulta con láser y prescribirle también un tratamiento ambulatorio para realizar en casa con las férulas. Respecto al tratamiento profesional en consulta con láser, en nuestra clínica utilizamos el láser Beyond.

Si tienes dudas o estás pensando en que es el momento de hacerte un tratamiento de blanqueamiento dental, no dudes en solicitar una cita en la que podamos estudiar tu caso.

blanqueamiento-dental

¿Estás pensando en hacerte un piercing en la boca? ¿Conoces todos los riesgos que podría producirte?

No podemos obviarlos y nuestra labor es aportar la mayor cantidad de información posible. Es necesario dar a conocer y explicar las complicaciones que puede acarrear la colocación de un piercing en la boca.

Si aún así estás decidido/a a ponértelo, te ofrecemos una serie de consejos a seguir.

piercing en la boca

¿Qué es un piercing?

Tal y como nos lo describe la Wikipedia, el piercing es la práctica de perforar una parte del cuerpo humano para insertar aretes u otras piezas de joyería. El propio término proviene es un anglicismo que proviene del verbo pierce: ‘agujerear’, ‘perforar’, ‘atravesar’.

No se puede negar que este tipo de actuaciones sobre el cuerpo ha causado furor entre algunos sectores de la población desde hace unas décadas. Reflejan tanto valores culturales, como religiosos y espirituales, y además parte de la moda, erotismo, gustos personales o identificación con una subcultura.

En la historia oriental tradicionalmente sólo se practicaba a las mujeres un único agujero en las orejas desde pequeñas para toda su vida; sin embargo, en otras culturas del mundo y en la cultura occidental al siglo XXI y en épocas antiguas, también se perforan varias partes del cuerpo en ambos sexos.

piercing en la boca

Piercing en la boca

El piercing suele colocarse en diferentes partes del cuerpo. Una de ellas, y la que nos ocupa hoy, es en la boca. La de realizar algún tipo de perforación en la boca es una tendencia que atrae sobretodo a los jóvenes, en forma de agujeros en la lengua o los labios e incluso dilataciones en los carrillos.

Para los odontólogos supone una moda que consideramos tiene demasiados riesgos para la salud bucal y el estado de nuestros dientes. Y nos parece importante recalcarlo porque, si muchos jóvenes conocieran de verdad las consecuencias que tiene esta práctica, se lo pensarían mejor antes de realizarla.

¿Qué riesgo puede suponer un piercing en la boca?

Como ya hemos mencionado, el piercing en la boca puede tener graves consecuencias para la salud bucal y no son para tomarlas a la ligera.

Estos son algunos de los riesgos que se corren al colocarse un piercing en la boca:

  • Infecciones

    El piercing es una perforación de la piel y la carne y, por lo tanto, provoca una herida. La boca es ya de por sí un entorno lleno de bacterias, con lo que esa herida con tal proporción de patógenos, se puede convertir en un foco de infección.

    Si esa infección llegara al torrente sanguíneo, el riesgo se multiplicaría exponencialmente y podría resultar una enfermedad grave, como por ejemplo una hepatitis o derivar en un problema cardiaco.

  • Traumatismos dentales

    El piercing será un elemento externo, metálico además, que la persona llevará dentro de su boca. Son muy habituales las fracturas de piezas dentales provocadas por los golpes continuos que da este metal contra la encía y los dientes.

    Estos traumatismos de leve intensidad son constantes, aunque la persona no se de cuenta de ello. Pero además, el riesgo se multiplica si tenemos en cuenta cualquiera de las actividades que realizamos a diario y que pueden provocar un pequeño golpe en la boca: con los cubiertos al comer, movimientos y rozaduras al vestir y desvestirnos, golpes fortuitos, práctica de deportes, etc.

     

     

  • Alteración de las encías

    Las encías, en contacto continuo con el piercing, pueden verse alteradas en su forma y estado natural y retraerse. Esto supone que podría llegar a peligrar la estabilidad de los dientes, que hasta podrían llegar a caer.

     

     

  • Cambios en la fonética

    Dependiendo de dónde se coloque el piercing dentro de la boca, podría verse condicionada la pronunciación de algunos fonemas al hablar.

     

     

  • Enfermedad periodontal

    El piercing también podría ser un punto de acumulación de sarro y placa bacteriana y, por el contrario, podría resultar difícil conseguir eliminar los restos de alimentos  y limpiar bien alrededor de éste.

     

     

  • Mal aliento

    Como consecuencia de la dificultad para extremar la limpieza y eliminar la placa dental, puede producirse mal aliento.

  • Insensibilidad en la zona

    Al insertarlo podría resultar tocado algún nervio y provocar que en la zona de alrededor se pierda la sensibilidad.

     

  • Maloclusión dental

    Dependiendo de dónde esté colocado dentro de la boca, el piercing podría alterar la mordida y convertirse en un grave problema de maloclusión.

  • Alergia a los materiales

    No son pocos los casos en que los metales con los que están fabricados los piercings han provocado reacciones alérgicas a algunas personas. Hay que tener en cuenta que, además, casi nadie (por no decir nadie) que decide colocarse un piercing hace primero una prueba de alergia por si el material podría producirle rechazo o reacción.

  • Riesgo de ahogo

    No es nada exagerado afirmar que al llevar un piercing en la boca se corre el riesgo de tragarlo accidentalmente o incluso aspirarlo, lo que lesionaría los pulmones y podría provocar asfixia.

piercing-en-la-boca

¿Todavía quieres colocarte un piercing?

Si, pese a esta enumeración de consecuencias negativas, todavía no estás convencido/a de que la boca no es el mejor sitio para colocarse un piercing, hay una serie de consejos que es recomendable seguir para minimizar en los posible esos riesgos:

  • Elige hacerte el piercing en un lugar que reúna las condiciones higiénico sanitarias que exige la ley.
  • Extrema el cuidado para evitar los traumatismos del metal contra los dientes y encía.
  • Se especialmente cuidadoso/a e insistente con la limpieza dental. Además del cepillo, usa hilo dental y colutorios.
  • Limpia también el piercing con agua y jabón y elimina minuciosamente restos de comida, etc.
  • Visita la consulta del odontólogo periódicamente para que lleve un control exhaustivo del estado de tu boca.
colocación carillas dentales Existen numerosos tratamientos diferentes de estética dental. La decisión de llevar a cabo uno u otro puede venir condicionada por el tipo de disfunción o carencia que haya que tratar, el tipo de intervención que haya que realizar o el presupuesto. Para problemas estéticos no demasiado graves, las carillas dentales resultan una buena solución.

Qué son las carillas dentales

Las carillas dentales, también llamadas facetas dentales o carillas estéticas, son unas pequeñas láminas que se pegan en la parte externa de los dientes, que mejora la estética de la dentadura y su aspecto. Pueden estar hechas en composite o en porcelana y se pegan a modo de pegatina con un cemento o resina especial para que queden fijadas. Resulta un tratamiento mucho más barato que unas fundas o implantes y es también mucha más sencilla la actuación que hay que realizar sobre la dentadura: en dos o tres visitas el paciente saldrá de la consulta con las piezas necesarias cubiertas por las carilla y luciendo una bonita sonrisa.

Cuándo plantearse un tratamiento con carillas dentales

Lo primero que tenemos que tener claro es que el tratamiento con carillas dentales es una actuación estética sobre nuestra boca. Y como tratamiento de estética dental que es, no puede realizarse como tratamiento de problemas graves que requieran de otro tipo de actuaciones. En caso de otras patologías de salud bucodental, éstas deberán ser tratadas antes de la colocación de las carillas dentales. Mediante las carillas dentales se pueden solventar problemas menores y predominantemente estéticos. Al tratarse de una cobertura que se coloca sobre las piezas, tapa la parte externa de los dientes y visualmente van a sustituir a las piezas originales, pero éstas se mantendrán en la boca. Por todo esto, el tratamiento con carillas dentales es muy recomendable en algunos casos específicos:
  • Cuando se quiera ocultar y enmascarar el color original de la dentadura, por ejemplo, porque sea amarillento.
  • Para tapar imperfecciones en algunas piezas, como dientes rotos.
  • Para cubrir espacios entre los dientes.
  • Para corregir la mala posición o forma de los dientes.
  • Para corregir desequilibrios en el tamaño de algunas de las piezas respecto a las demás.
  • Para blanquear los dientes. No se trata de un tratamiento de blanqueamiento, porque no se ataca el tono del diente, sino que se cubre totalmente.
  • En general, para lucir una sonrisa más uniforme en cuanto a forma y color.
  color de carillas dentales

¿Se pueden esperar buenos resultados?

La verdad es que sí. Al tratarse de un tratamiento que actúa directamente sobre la estética, el efecto es inmediato y resulta espectacular. De hecho, muchas de las dentaduras perfectas que lucen artistas, modelos, actores, etc. son, en realidad fruto de tratamientos de este tipo. Los pacientes suelen quedar muy satisfechos con el resultado que ofrecen las carillas dentales, ya que les permite tapar las imperfecciones y lucir una bonita y reluciente sonrisa.   Si estás pensando en realizarte un tratamiento de este tipo, te recomendamos que primero revises esta información de nuestro sitio web y solicites una cita para que podamos estudiar tu caso concreto.  

blanqueamiento_dental_bilbao

Quizás te estás planteando hacerte un blanqueamiento dental profesional y dudas si es mejor entre hacerlo en tu casa o acudir a una clínica dental. Muchas personas nos preguntan si es igual de efectivo y fiable y nuestra respuesta es sí con unas condiciones. Sigue leyendo si quieres tomar la mejor decisión.

Un blanqueamiento dental con garantías exige productos profesionales de venta exclusiva en clínicas dentales.

No lograrás casi nada con las pastas blanqueadoras ni con ningún producto que te vendan fuera de una clínica dental. Tenlo claro. Somos los únicos establecimientos autorizados. Arriesgarte a comprarlo fuera te hará perder dinero, tiempo y, en el peor de los casos, poner en riesgo tus dientes. No nos referimos a las pastas blanqueadoras en farmacias o supermercados. En esos casos, está totalmente controlada la concentración de peróxido de hidrógeno, pero es tan pequeña que no puede ejercer esa acción de aclarar el tono del diente.

El blanqueamiento dental profesional con férulas en casa es igual de efectivo aunque tendrás que esperar algo más de tiempo para ver los resultados.

Es totalmente viable que te hagas el tratamiento al completo en casa siempre que sigas al pie de la letra nuestras indicaciones y podamos tener una supervisión y control periódicos. Lógicamente tardará más tiempo en hacer efecto porque irás poniéndote las férulas unas horas al día. Ten en cuenta que el blanqueamiento dental supone el aclarado del diente de dentro hacia afuera. Vamos a aclarar tu dentina que es la que, por diversas razones, va perdiendo su color marfil natural para ir amarilleando.

El blanqueamiento dental profesional en clínica ofrece resultados a corto plazo.

Efectivamente es una sola sesión de 45 a 60 minutos podemos lograr resultados más rápidos porque usamos un sistema de luz fría -láser Beyond- que acelera la acción del producto blanqueante. Saldrás de la consulta luciendo una sonrisa renovada.

Combinar ambas técnicas suele hará que el blanqueamiento dure más.

Hay muchos casos en los que aconsejamos hacer una sesión en clínica y un refuerzo en casa con férulas. No solo es más cómodo para el paciente, sino que puede alargar la vida del blanqueamiento. En ese sentido, tienes que tener en cuenta que no hay una regla exacta para determinar la duración de un blanqueamiento dental porque dependerá, en gran medida, de tus hábitos alimenticios y de limpieza.

Solo en la clínica dental sabrás si eres un candidato idóneo para un blanqueamiento dental.

Nadie mejor que tu odontólogo para decirte si puedes o no hacerte un blanqueamiento dental o si realmente conseguirás lo que quieres. No todas las personas pueden conseguir el mismo tono de blanco, por ejemplo, porque dependerá de tu tono natural. Tampoco conseguiremos blanquear un diente que previamente ha sufrido una endodoncia o piezas dentales que se han oscurecido por la toma de antibióticos con tetraciclinas. Para estos casos es más recomendable un tratamiento con carillas estéticas.

beneficios_ortodoncia5

En Clínica dental Moyúa nos gusta pensar en la boca como en la maquinaria de un reloj. Cualquier fallo hará que su funcionamiento no sea preciso. Nuestra boca tiene una función principal: masticar y triturar los alimentos que comemos. Sin embargo, tanto si tenemos defectos en varios dientes como si las irregularidades de posición afectan a toda una arcada, sufrirá todo el conjunto. Como si de un dominó se tratase, una pieza mal colocada puede hacer caer al resto.

Sabemos que tomar la decisión de seguir un tratamiento de ortodoncia, aunque sea necesario, no es tarea fácil. Así como la estética suele ser uno de los resortes por los que una persona se plantea acudir a la clínica y pedir ayuda, la duración y el coste suelen ser algunos de los condicionantes que más retrasan la adopción de medidas correctoras en los dientes. Al final, nuestros pacientes se acaban dando cuenta de que una ortodoncia supone mucho más que conseguir una sonrisa bonita y, sobre todo, que la duración y el coste son proporcionales a los beneficios que obtienen.

¿Aún no tienes claro cuáles son los beneficios principales tras hacerte una ortodoncia? Aquí te explicamos los 10 más importantes:

Menos desgaste en los dientes. Cuando los dientes están alineados, su choque entre ellos es, por decirlo de una manera sencilla, natural. Sin embargo, cuando están apiñados o torcidos no hay una armonía en la mordida. Esto hace que se produzcan desgastes en estas piezas dentales lo que las acabará haciendo más débiles y propensas a más enfermedades bucales. La ortodoncia corregirá los defectos y las irregularidades de posición en esos dientes.

Menos riesgo de caries dental. Es muy común que las personas con dientes apiñados tengan más problemas de caries. La razón es sencilla: no es fácil limpiarse los dientes cuando éstos tienen recovecos y huecos antinaturales donde pueden acumularse restos de comida. Simplemente, ni los cepillos de dientes ni la seda dental están diseñados para esto.

Menos riesgo de enfermedad periodontal. Unido a la mayor predisposición a sufrir caries, los pacientes con oclusión dental defectuosa también pueden tener más riesgo de contraer enfermedades periodontales como gingivitis o periodontitis por acumulación de placa dental en lugares de difícil acceso.

Menos movilidad dentaria y sensibilidad dental. Es otra de las consecuencias si los dientes no están en su sitio. Lógicamente, se debilitan y comienzan a moverse. Con un tratamiento de ortodoncia también es posible acabar con casos de sensibilidad dental. Recuerda que la sensibilidad dental se produce porque existen estímulos que entran en contacto directamente con la dentina que está comunicada con la pulpa dentaria. La pulpa tiene terminaciones nerviosas y, de ahí, esa desagradable sensación de dolor cuando tomamos algo frío, caliente, dulce o ácido. Por ejemplo, cuando un diente está montado sobre otro, es muy fácil que parte de ese diente no esté bien cubierto por encía y, por tanto, haga aparición esa sensibilidad dental.

Menos bruxismo. Es cierto que el hecho de rechinar los dientes está asociado a problemas de estrés, pero también lo es que parte del problema puede estar en una mala oclusión, es decir, los dientes de arriba y abajo no encajan correctamente. Una ortodoncia puede solucionar o mejorar mucho una afección como el bruxismo, afortunadamente, cada vez más diagnosticado y tratado.

Menos dolores de espalda, cabeza y oídos. Hay muchos pacientes que se sorprenden cuando se dan cuenta de que corregidos sus dientes, tienen muchos menos dolores de espalda, oídos y cabeza. Piensa que si hoy hay armonía en tu mordida estarás tensionando toda la zona cuando comes y no olvides que los músculos de cabeza, oídos y cervicales están muy relacionados. Hay incluso problemas posturales en menores que están relacionados con la falta de un buen tratamiento de ortodoncia.

Mejor limpieza. Entre los aspectos más positivos de la ortodoncia es que los pacientes, por fin, pueden limpiarse los dientes a conciencia y en profundidad.

Mejor masticación. Este es un beneficio no solo para tu boca, sino para tu cuerpo y tu salud general. Cuando una persona no mastica bien y no puede triturar la comida en condiciones, las digestiones se vuelven más pesadas lo que acaba pasando factura a todo el sistema digestivo. Te lo contamos para que te des cuenta de que tu boca no está aislada, lo que haces con ella tienen efectos positivos y negativos en el conjunto de tu organismo.

Mejor autoestima. La ortodoncia no solo corrige los dientes, sino que también transforma el rostro y hasta hay casos en los que cambia el carácter. No es raro que personas que parecen tímidas, hurañas y sin ganas de relacionarse, en el fondo arrastren un problema en sus dientes.

Mejor estética. Como te decíamos al principio, es una de las principales razones –aunque muchas veces no es la más importante- para acercarse a una clínica dental. La imagen que proyectamos a los demás nos importa y eso no tiene por qué ser malo. Por favor, que nadie te diga que ya estás mayor para hacerte una ortodoncia. Con todo lo que te hemos contado, ya puedes responder a quien te lo diga que una ortodoncia te va a dar mucho más que una sonrisa bonita.

beneficios_ortodoncia_invisible

Muchos pacientes acuden a nuestra consulta porque sienten vergüenza al sonreir o no se sienten del todo a gusto con sus dientes. Lo que puede parecer una mera queja estética encierra un profundo descontento con la propia imagen y, en muchos casos, un problema odontológico grave. La ortodoncia es mucho más que un tratamiento que corrige y alinea los dientes. Incide directamente en la salud general de las personas y pone rectas muchas más cosas que los dientes.

No obstante, parece que para hablar de ortodoncia hay que necesariamente hablar de brackets y actualmente ya no es así. Afortunadamente, nuestros pacientes tienen varias opciones a su alcance para tener el tratamiento de ortodoncia que les hace falta sin renunciar a la estética. Es la llamada ortodoncia invisible.

Aquí te enseñamos sus principales beneficios:

Te olvidarás de los brackets. En Clínica Moyúa trabajamos hace varios años con la tecnología Invisalign® que sustituye los brackets de toda la vida por juegos de férulas transparentes que se cambian cada dos semanas.

Nadie se dará cuenta de que estás siguiendo un tratamiento de ortodoncia. Al ser férulas transparentes, nadie que tú no quieras sabrá que llevas un aparato de ortodoncia. Esto es especialmente importante para personas que trabajan de cara al público o que tienen una preocupación alta por la estética.

Disfrutarás de un tratamiento a medida. Todas las férulas están diseñadas con tecnología 3D y fabricadas a medida de cada paciente. Eso nos permite que se adapten perfectamente a cada diente. Las férulas o alineadores ejercen una presión controlada sobre los dientes, consiguiendo el movimiento justo para una corrección de los dientes hacia el punto deseado de forma controlada y progresiva.

No será necesario que lo lleves 24 horas al día. Si hay una palabra que se repite entre los pacientes que optan por la ortodoncia invisible con Invisalign® es cómodo porque las férulas son de quita y pon. Así, nos ahorramos la parte que –por qué no decirlo- más pereza suele dar: la limpieza. Podrás quitártelas para comer lo que ya reduce mucho la labor y también para limpiarlas.

¿Eficacia? La misma que otras técnicas. No tengas miedo. Tus dientes quedarán igual de alineados que con otras técnicas de ortodoncia. La única diferencia es que puede resultar más caro. De ti depende la opción que escojas, pero si necesitas consejo, ya sabes que nuestra consulta está siempre abierta para ti.

carillas_dentales_bilbao

Uno de los mejores piropos que pueden hacernos nuestros pacientes es venir a la clínica a contarnos emocionados como en su entorno les dicen aquello de “Te veo más guapo/a. No sé qué te has hecho pero se te ha iluminado la cara”. En ese momento sabemos que hemos cumplido nuestro objetivo: mejorar su sonrisa, y por extensión su imagen personal, sin que los cambios se noten o desentonen en el conjunto de tu rostro. No queremos convertirte en otra persona, sino que consigas ser la mejor versión de ti mismo. Esta es la filosofía central que guía nuestros pasos en estética dental. No hay modelos porque el modelo eres tú.

Así, uno de los tratamientos de estética dental más extendidos actualmente son las carillas dentales. Las usamos para corregir pequeñas imperfecciones en los dientes que, de alguna manera, restan buena presencia a la persona y pueden causarle miedo a sonreir y problemas de inseguridad y baja autoestima. A veces una pequeña transformación externa puede ayudar a que se produzca un gran cambio interno. ¿Por qué renunciar a ello?

Desde Clínica Moyúa queremos, no obstante, indicarte cuándo nos planteamos poner en marcha un tratamiento con carillas dentales estéticas de composite o porcelana porque, eso sí, tienes que tener en cuenta que no todos los problemas dentales son solucionables con esta técnica. Fíjate, además, que una carilla dental no es un tratamiento que recomendemos solamente por razones estéticas. Podemos darte también razones médicas que lo justifican.

Pequeños espacios interdentales. En Odontología llamamos diastemas a esos espacios entre los dientes más grandes de lo habitual. Hay quien los luce con orgullo en los incisivos centrales, o popularmente denominadas paletas, hasta los reivindica como sexys, pero más allá de la estética y las modas, lo cierto es que son un lugar perfecto para que se cuele comida. Si mantienes una rigurosa higiene dental, evitarás que se almacenen bacterias que puedan acabar convirtiéndose en caries. Si el espacio no es muy grande, podemos solucionarlo perfectamente con una carilla dental. Si es excesivo, es mejor recurrir a alguna técnica de ortodoncia que nos permita cerrarlo.

Dientes fracturados o astillados. ¿Quién no conoce a alguien que haya tenido la mala suerte de caerse y romperse un diente? Quizás hasta te ha pasado a ti. Ir por la vida con un diente roto no solo no es demasiado estético, sino que supone un sufrimiento para la boca por varias razones. La primera es que, si no lo restauramos, estarás continuamente sometiendo a ese diente a un desgaste antinatural. Segundo porque con esa pieza dental fracturada no morderás correctamente. Volvamos al ejemplo de los incisivos centrales. Imagina que te rompes parcialmente una de las paletas y que no te la arreglas. Debilitarás, además de este diente, su diente antagonista, es decir, el que tienes justamente debajo. La solución más sencilla y mínimamente invasiva es reconstruirlo con una carilla dental.

Dientes ligeramente torcidos o cortos. En este punto, es necesario hablar con precaución porque no podemos arreglar con carillas dentales lo que en realidad son problemas de ortodoncia. Las carillas dentales pueden ser una opción para imperfecciones leves o dientes más cortitos de lo natural. Lo mejor es que revisemos primero tu boca para decirte si, en tu caso, está indicado un tratamiento con carillas dentales.

Dientes manchados u oscurecidos resistentes a un blanqueamiento dental profesional. Hay varias razones por las que los dientes pueden verse oscurecidos. Recurriremos a un tratamiento con carillas dentales cuando no sea posible aclarar esos dientes mediante un blanqueamiento dental profesional u otros métodos. Puede que sea tu caso, si por ejemplo, te has hecho una endodoncia, has sufrido un traumatismo, tienen tinciones producto de una fluorosis o de la toma de antibióticos con tetraciclina.