Estética facial Archivos - Clínica Moyúa
Clínica Dental Moyúa en Bilbao
Radiofrecuencia facial

La radiofrecuencia facial es otra de nuestras especialidades; porque, además de cuidar de tu boca, también nos ocupamos de tu piel. Se trata de un tratamiento que ofrece numerosas ventajas, que te contamos en este artículo. ¿Te animas?

¿Qué es exactamente la radiofrecuencia facial?

Es una tratamiento estético con el que se consigue rejuvenecer la piel de la cara, por efecto de la emisión de ondas de electrones radio. Produce el calentamiento por fricción en zonas concretas de la piel, a nivel externo y profundo, siempre de forma controlada.

¿Qué consigue la radiofrecuencia facial?

Se trata de la administración de calor localizado y de manera muy precisa, por lo que mejora la circulación de la piel y se produce una contracción en las fibras de la epidermis. Esto regenera el colágeno de la piel, que es lo que percibimos gracias al buen aspecto que luce.

El colágeno y la elaxtina son las claves de la elasticidad y combaten la flacidez de la piel, por lo que este tipo de tratamiento incide directamente en ese aspecto.

¿Qué ventajas aporta la radiofrecuencia facial?

Este tratamiento presenta numerosas ventajas con respecto a otros de este tipo:

  • Es indoloro.
  • No es necesario anestesiar la zona.
  • Es posible hacer vida completamente normal tras someterse al tratamiento.
  • Sus efectos se notan de manera rápida.
  • Se puede realizar en cualquier tipo y tono de piel.
  • No es invasivo.
Radiofrecuencia facial

¿Cuáles son sus beneficios?

  • Atenúa las arrugas y líneas de expresión del rostro.
  • Define el contorno de los ojos.
  • Reduce las bolsas y ojeras.
  • Reduce la papada.
  • Eleva los párpados y las cejas caídas.

¿Tiene contraindicaciones o efectos secundarios?

Sí, hay algunos que es importante tener en cuenta antes de plantearse someterse a un tratamiento de radiofrecuencia facial:

  • Padecer algún tipo de infección cutánea en ese momento.
  • Embarazadas y/o lactantes.
  • Tratamientos oncológicos.
  • Llevar marcapasos.
  • Sufrir cardiopatía de algún tipo.
  • Padecer epilepsia.
  • Alteraciones de coagulación.
  • Ser diabético/a.
  • Enfermedades de tipo autoinmune.
  • Tener implantes metálicos en la zona a tratar.

 

En cuanto a los efectos secundarios de la radiofrecuencia facial, éstos no van más allá de enrojecimiento de la zona durante las 24 horas posteriores al tratamiento. Y se producen en un bajo porcentaje de casos, por lo que se trata de algo residual.

Radiofrecuencia facial

¿Cómo se realiza el tratamiento?

Como ya hemos dicho, se trata de un tratamiento rápido, indoloro y no invasivo. Además, sus efectos se perciben en seguida, aunque nosotros/as siempre advertimos que hacen falta un número de sesiones mínimas para que de verdad se note.

Las sesiones de radiofrecuencia facial las realizamos en la consulta y se trata de un proceso seguro y relajado. Son cuatro sencillos pasos:

  • Se limpia la piel facial de una manera profunda.
  • Se aplica una mascarilla que funcionará como base para el tratamiento.
  • Se pasará el aparato de radiofrecuencia que emite las ondas por las diferentes zonas del rostro, de manera suave, pero firme. Como hemos dicho, es indoloro y produce una suve sensación de calor.
  • Se aplica un gel relajante y calmante en la zona tratada, para refrescar la piel.

 

Y ya está, así de rápido. Esto es todo. Ahora, ¿te animas a lucir una piel más tersa este verano?

Radiofrecuencia facial
radiofrecuencia_facial

Además de tratamientos relacionados con la estética dental, en Clínica Moyúa también te ofrecemos técnicas avanzadas en estética facial. Siempre pendientes de aquellas herramientas que supongan buenos resultados sin dolor y en un tiempo prudencial, desde hace algún tiempo hemos incorporado la radiofrecuencia facial. Si no lo conoces, este es un momento ideal para que te explicamos qué es y qué puede hacer por tu piel.

Es inevitable que con los años la piel del rostro pierda elasticidad y aparezcan arrugas debido a que la producción natural de colágeno, elastina y glicosaminoglicanos disminuye. Es un proceso natural que hay que asumir, pero no tenemos por qué renunciar a vernos mejor. Para ello ya no hace falta pasar por un quirófano ni ponerse botox. Cada vez hay más personas que rechazan ambas opciones porque -visto lo visto sobre todo por la televisión- tienen mucho miedo a perder la expresión y dejar de ser ellas mismas.

La radiofrecuencia es una alternativa indolora y no invasiva para recuperar la tersura y eliminar la flacidez del rostro. Está indicada para el tratamiento de arrugas y líneas de expresión, papada, ojeras, envejecimiento de la piel, flacidez y pérdida de tono en cara y cuello. Es una manera de mejorar dos de los caballos de batalla que más nos preocupan a las mujeres: el tan odiado código de barras -esas arruguitas que salen encima y debajo de los labios- y las patas de gallo. Entre sus ventajas están que no hace falta anestesia porque no es una cirugía ni tendrás que seguir especiales cuidados tras el tratamiento. Generalmente, no produce dolor ni inflamación -aunque sí un ligero enrojecimiento pasajero- y podrás tomar el sol tras cada sesión.

El tratamiento con radiofrecuencia facial produce calor -unos 40 grados- en profundidad llegando hasta la dermis mediante el deslizamiento de un cabezal en la zona a tratar. Estimulamos así el colágeno y favorecemos la corrección de la flacidez ya que el calentamiento de la dermis modifica las propiedades originales de las fibras de colágeno que se contraen en respuesta al calor y producen una mejora en nuestra piel. Esta aplicación de calor tiene también un efecto regenerador en las fibras de colágeno a largo plazo, por lo que la mejoría será más visible varias semanas después del tratamiento.

Si tuviésemos que detallarte los beneficios principales de esta técnica, bajo nuestra experiencia, los principales son:

  1. Piel luminosa y tonificada
  2. Piel más tersa y menos flacidez
  3. Piel con mayor elasticidad
  4. Arrugas y surcos suavizados
  5. Suavizado de las arrugas de expresión
  6. Incremento en la producción de colágeno
  7. Reducción de la papada o el doble mentón
  8. Eliminación de bolsas y ojeras