Clínica Dental Moyúa en Bilbao

8 errores que perjudican tu salud dental. ¡No caigas en ellos!

8 errores que perjudican tu salud dental

¿Crees que puedes estar cometiendo errores que pueden perjudicar tu salud dental? ¿Quieres mantener tu boca sana y los dientes en buen estado? Es más fácil de lo que piensas, de verdad.

Reflexiona por un momento: ¿no sería más fácil prestar un poco de atención y cuidado a nuestros dientes a diario, en vez de actuar con dejadez y esperar a tener un problema para buscar remedio? Como siempre os decimos en consulta, el mejor de los tratamientos dentales es la prevención.

Si tu problema es que a veces no sabes identificar si estás haciendo algo mal o que va en contra de la salud de tus dientes, desde hoy se acabaron las excusas. Vamos a enumerar los 8 errores más graves en contra de tu salud dental. Para que no los repitas.

8 errores que perjudican tu salud dental

1. No cepillarse bien los dientes

Limpiarse los dientes es mucho más que pasarse el cepillo con la pasta tres veces al día. No se trata sólo de cantidad, sino de calidad. Limpiarse los dientes es una técnica que se aprende, como cualquier otra en esta vida, y se perfecciona con la práctica.

Lo datos son abrumadores: se calcula que el 85% de la población no realiza bien la higiene dental diaria. Eso, elevado a la salud dental, piensa qué errores más graves cometemos a diario.

Para empezar desde ya con la higiene dental correcta y cepillarnos bien los dientes, contaremos con cuatro herramientas magníficas:

Aparte de una buena técnica es necesario contar con unas buenas herramientas que cuestan muy poco y son muy fáciles de encontrar:

  • Un cepillo suave
  • Dentífrico adecuado no abrasivo
  • Seda dental y cepillos interproximales
  • Colutorio adecuado

La limpieza dental correcta lleva su tiempo. No sirve ir con prisas.

Ante cualquier duda, solicita una cita con alguno de nuestros higienistas dentales y te explicarán esta técnica paso a paso.

8 errores que perjudican tu salud dental

2. No utilizar seda dental en la limpieza de dientes

Como ya hemos mencionado, la seda dental y los cepillos interproximales son algunas de las herramientas básicas para la limpieza dental. No sólo hay que limpiarse con el cepillo; no es suficiente.

La seda dental y los cepillos interproximales llegarán donde el cepillo no llegue. Porque eso lo tienes que tener muy claro: el cepillo sólo no es capaz de limpiar en profundidad todos los recovecos de nuestra boca. Espacio entre dientes, huecos, espacios entre el diente y la encía, etc también merecen un poco de tiempo a diario.

Como en el caso del cepillo dental, el uso de la seda también tiene su técnica, puesto que es mucho más que encajar el hilo entre las piezas dentales y tirar.

De nuevo insistimos en que se trata de una técnica que es necesario aprender, que alguien nos la enseñe y que mejora con la práctica. Y ese alguien que te puede instruir es el/a higienista dental.

3. Saltarse las revisiones del dentista

Pereza, miedo al dentista, falta de síntomas que sugieran un problema, no querer gastar… son muchas las excusas que se buscan para evitar ir a la revisión del dentista y saltarse la consulta.

Lo vemos a diario en consulta y nos lo contáis a menudo. Pero es nuestra labor y obligación insistir: una revisión, por lo menos una vez al año, puede prevenir muchos problemas de salud dental y, además, nos permitirá a los profesionales adelantarnos a algunos otros.

Media hora puede salvarte de sufrir una dolencia bucal. No es tiempo malgastado, de verdad. La máxima es clara: prevenir antes que lamentar. Una revisión dental a tiempo puede evitarte muchos problemas.

Míralo como una pequeña inversión en tiempo y dinero, con la que además ahorras porque evitas un mal mayor.

8 errores que perjudican tu salud dental

4. Acudir al dentista sólo cuando duele

Volvemos a lo comentado en el punto anterior: esperar a que haya síntomas de una dolencia bucal, como dolor o rotura de una pieza, inflamación, sangrado, etc es un grave error.

Si acudes a la consulta sólo cuando te encuentras ante un problema que te causa malestar es atentar contra tu salud dental. Y lo sabes. Porque esto supone que el problema o la dolencia ya existe y, por lo tanto, ya te has condenado a un tratamiento que será más caro y largo.

Más grave aún, no acudir a nosotros cuando se sufre dolor o se nota que algo pasa y se trata de remediar con analgésicos, se auto medica o se siguen consejos de personas inexpertas.  O aguantan el dolor, creyendo que va a remitir. No funciona así; en odontología, los problemas no desaparecen por sí solos; es más, evolucionan a peor y se agravan.

Una endodoncia o la pérdida de una pieza tiene su origen en una pequeña caries no tratada a tiempo. Así que piensa y reflexiona al respecto.

5. El tabaco

El tabaco resulta peligroso e insalubre para la salud de tu boca.

Interfiere de forma muy negativa en el funcionamiento de las células en nuestra boca: disminuye el aporte sanguíneo a las encías y mucosas y esto hace que sean blanco de infecciones, ya que habrá menos defensas y se dificulta el proceso de curación.

Todos los tipos de tabaco son perjudiciales para la salud bucal: cigarrillos, pipas, puros, tabaco de mascar… incluso el tan famoso vapeo también.

La lista de problemas que provoca el tabaquismo es muy larga:

  • Mal aliento
  • Aumento de la acumulación de placa y sarro en los dientes
  • Cambio de color en los dientes
  • Irritación de los conductos salivares en el suelo de la boca
  • Mayor pérdida de soporte para los dientes
  • Mayor riesgo de cáncer oral.
  • Mayor riesgo de periodontitis, siendo el responsable en más del 70% de los casos de periodontitis en adultos.
  • Procesos de curación más lentos tras una extracción dental, tratamiento periodontal o cirugía oral.
  • Menor tasa de éxito de los tratamientos con implantes dentales.

Así que antes de encender tu siguiente cigarrillo, piénsatelo.

8 errores que perjudican tu salud dental

6. Mala dieta

La mala dieta es uno de los factores que más influyen negativamente en la salud de nuestros dientes. La mala alimentación perjudica también la salud dental.

Hay alimentos que debemos tratar de evitar en lo posible y otros cuyo consumo debemos moderar.

Esta es la lista:

:: Azúcares y carbohidratos

Las bacterias que habitan en nuestra boca se alimentan de los azúcares, los descomponen y los trasforman en ácidos, que son los que atacan a nuestros dientes.

:: Alimentos ácidos

Los alimentos y bebidas ácidos atacan a nuestros dientes y debilitan el esmalte, lo que produce caries y ocasiona hipersensibilidad. Por lo tanto, debemos evitar las bebidas azucaradas y energéticas, refrescos, limón…

:: Zumos de frutas y cítricos

Los ácidos que contienen dañan el esmalte dental. Son sanos, pero intenta siempre enjuagarte o lavarte los dientes inmediatamente después de consumirlos.

:: Caramelos y chucherías

Además de contener azúcar en exceso, su textura hace que se queden incrustados en los dientes. También pueden provocar llagas y úlceras en nuestra cavidad bucal. Si además son duros, incluso podría darse un traumatismo.

:: Alimentos blandos

Cuando realizamos la acción de masticar, estamos a su vez limpiando la superficie de nuestros dientes.

Los alimentos que resultan demasiado blandos no facilitan esta acción y pueden rpvocar la formación de placa bacteriana.

:: Alimentos duros

Tenemos que tener especial cuidado con los alimentos que resulten demasiado duros para masticar y que nos puedan provocar traumatismos.

:: Alimentos pegajosos

Los alimentos con texturas pegajosas son más difíciles de eliminar y se quedan adheridos en huecos interdentales y hendiduras.

:: Patatas fritas y snacks

Las patatas fritas están repletas de almidón y se quedan pegadas a los dientes. Al igual que con los zumos, cuando consumas este tipo de alimentos asegúrate de eliminar completamente los restos.

:: Bollería industrial

Tienen un alto grado de azúcares refinados y además se pegan a los dientes.

7. Malas costumbres con tu boca

Hemos adquirido ciertos hábitos y costumbres que son perjudiciales para nuestros dientes y nuestra salud dental.

Nuestra boca tiene unas funciones concretas y entre ellas no está la de servir de herramienta, entre otras muchas.

Hay que evitar:

:: Masticar hielo.

:: Practicar deportes de contacto sin protector bucal.

:: Apretar o rechinar los dientes y no utilizar una férula de descarga. Si sufres de bruxismo es el momento de ponerle remedio y consultarnos. Te podemos ayudar.

:: Utilizar los dientes como herramienta: evita abrir botellas, cortar, rasgar… con la boca.

:: Piercings en la boca y lengua. Recordamos el artículo en el que tratamos este tema.

:: Morder materiales, como lápices, bolígrafos, palos…

:: Mordernos las uñas.

8. Dentistas y odontólogos low cost

En los últimos años hemos visto cómo han proliferado marcas en odontología low cost, que ofrecen dudosas ofertas, gangas, precios en teoría baratos y facilidades de pago. A veces se convierten en una trampa y siempre está en juego tu salud: ¿de verdad crees que este tipo de gangas te pueden ofrecer la misma calidad? ¿crees que usan materiales de calidad?

Como ya hemos dicho, acudir a las revisiones dentales y prevenir no es caro. Es una inversión.

En cuanto a las mencionadas clínicas a bajo coste, aquí te aportamos algunos datos para que reflexiones sobre si resultan una buena opción cuando se trata de tu salud.

  • Baja calidad de materiales e instrumental empleados.
  • Medios obsoletos.
  • Mala calidad de mantenimiento e higiene y seguridad.
  • Atención a gran cantidad de personas a diario, lo que provoca que se dedique poco tiempo a cada paciente, no prestándole la suficiente atención y corriendo el riesgo además de saturación en cuanto a cantidad de trabajo del personal.
  • Laboratorios protésicos de baja calidad.
  • Técnicas de trabajo en las que prima el ahorro en tiempo y costos.
  • Profesionales con poca experiencia y de baja cualificación.
  • Profesionales con condiciones de trabajo de mala calidad. Precariedad laboral.
  • Intrusismo profesional, alegalidades, sobretratamientos…
  • Publicidad engañosa.

¿A que no resultan difíciles de acometer? Como ves, un poco de atención y mimo y la elección de un buen equipo profesional que te atienda, pueden hacer mucho por tu salud dental.