Clínica Dental Moyúa en Bilbao

Piercing en la boca, ¿seguro que conoces todos sus riesgos?

¿Estás pensando en hacerte un piercing en la boca? ¿Conoces todos los riesgos que podría producirte?

No podemos obviarlos y nuestra labor es aportar la mayor cantidad de información posible. Es necesario dar a conocer y explicar las complicaciones que puede acarrear la colocación de un piercing en la boca.

Si aún así estás decidido/a a ponértelo, te ofrecemos una serie de consejos a seguir.

piercing en la boca

¿Qué es un piercing?

Tal y como nos lo describe la Wikipedia, el piercing es la práctica de perforar una parte del cuerpo humano para insertar aretes u otras piezas de joyería. El propio término proviene es un anglicismo que proviene del verbo pierce: ‘agujerear’, ‘perforar’, ‘atravesar’.

No se puede negar que este tipo de actuaciones sobre el cuerpo ha causado furor entre algunos sectores de la población desde hace unas décadas. Reflejan tanto valores culturales, como religiosos y espirituales, y además parte de la moda, erotismo, gustos personales o identificación con una subcultura.

En la historia oriental tradicionalmente sólo se practicaba a las mujeres un único agujero en las orejas desde pequeñas para toda su vida; sin embargo, en otras culturas del mundo y en la cultura occidental al siglo XXI y en épocas antiguas, también se perforan varias partes del cuerpo en ambos sexos.

piercing en la boca

Piercing en la boca

El piercing suele colocarse en diferentes partes del cuerpo. Una de ellas, y la que nos ocupa hoy, es en la boca. La de realizar algún tipo de perforación en la boca es una tendencia que atrae sobretodo a los jóvenes, en forma de agujeros en la lengua o los labios e incluso dilataciones en los carrillos.

Para los odontólogos supone una moda que consideramos tiene demasiados riesgos para la salud bucal y el estado de nuestros dientes. Y nos parece importante recalcarlo porque, si muchos jóvenes conocieran de verdad las consecuencias que tiene esta práctica, se lo pensarían mejor antes de realizarla.

¿Qué riesgo puede suponer un piercing en la boca?

Como ya hemos mencionado, el piercing en la boca puede tener graves consecuencias para la salud bucal y no son para tomarlas a la ligera.

Estos son algunos de los riesgos que se corren al colocarse un piercing en la boca:

  • Infecciones

    El piercing es una perforación de la piel y la carne y, por lo tanto, provoca una herida. La boca es ya de por sí un entorno lleno de bacterias, con lo que esa herida con tal proporción de patógenos, se puede convertir en un foco de infección.

    Si esa infección llegara al torrente sanguíneo, el riesgo se multiplicaría exponencialmente y podría resultar una enfermedad grave, como por ejemplo una hepatitis o derivar en un problema cardiaco.

  • Traumatismos dentales

    El piercing será un elemento externo, metálico además, que la persona llevará dentro de su boca. Son muy habituales las fracturas de piezas dentales provocadas por los golpes continuos que da este metal contra la encía y los dientes.

    Estos traumatismos de leve intensidad son constantes, aunque la persona no se de cuenta de ello. Pero además, el riesgo se multiplica si tenemos en cuenta cualquiera de las actividades que realizamos a diario y que pueden provocar un pequeño golpe en la boca: con los cubiertos al comer, movimientos y rozaduras al vestir y desvestirnos, golpes fortuitos, práctica de deportes, etc.

     

     

  • Alteración de las encías

    Las encías, en contacto continuo con el piercing, pueden verse alteradas en su forma y estado natural y retraerse. Esto supone que podría llegar a peligrar la estabilidad de los dientes, que hasta podrían llegar a caer.

     

     

  • Cambios en la fonética

    Dependiendo de dónde se coloque el piercing dentro de la boca, podría verse condicionada la pronunciación de algunos fonemas al hablar.

     

     

  • Enfermedad periodontal

    El piercing también podría ser un punto de acumulación de sarro y placa bacteriana y, por el contrario, podría resultar difícil conseguir eliminar los restos de alimentos  y limpiar bien alrededor de éste.

     

     

  • Mal aliento

    Como consecuencia de la dificultad para extremar la limpieza y eliminar la placa dental, puede producirse mal aliento.

  • Insensibilidad en la zona

    Al insertarlo podría resultar tocado algún nervio y provocar que en la zona de alrededor se pierda la sensibilidad.

     

  • Maloclusión dental

    Dependiendo de dónde esté colocado dentro de la boca, el piercing podría alterar la mordida y convertirse en un grave problema de maloclusión.

  • Alergia a los materiales

    No son pocos los casos en que los metales con los que están fabricados los piercings han provocado reacciones alérgicas a algunas personas. Hay que tener en cuenta que, además, casi nadie (por no decir nadie) que decide colocarse un piercing hace primero una prueba de alergia por si el material podría producirle rechazo o reacción.

  • Riesgo de ahogo

    No es nada exagerado afirmar que al llevar un piercing en la boca se corre el riesgo de tragarlo accidentalmente o incluso aspirarlo, lo que lesionaría los pulmones y podría provocar asfixia.

piercing-en-la-boca

¿Todavía quieres colocarte un piercing?

Si, pese a esta enumeración de consecuencias negativas, todavía no estás convencido/a de que la boca no es el mejor sitio para colocarse un piercing, hay una serie de consejos que es recomendable seguir para minimizar en los posible esos riesgos:

  • Elige hacerte el piercing en un lugar que reúna las condiciones higiénico sanitarias que exige la ley.
  • Extrema el cuidado para evitar los traumatismos del metal contra los dientes y encía.
  • Se especialmente cuidadoso/a e insistente con la limpieza dental. Además del cepillo, usa hilo dental y colutorios.
  • Limpia también el piercing con agua y jabón y elimina minuciosamente restos de comida, etc.
  • Visita la consulta del odontólogo periódicamente para que lleve un control exhaustivo del estado de tu boca.