Clínica Dental Moyúa en Bilbao

¿Cómo mejora la radiofrecuencia facial tu piel y rostro?

radiofrecuencia_facial

Además de tratamientos relacionados con la estética dental, en Clínica Moyúa también te ofrecemos técnicas avanzadas en estética facial. Siempre pendientes de aquellas herramientas que supongan buenos resultados sin dolor y en un tiempo prudencial, desde hace algún tiempo hemos incorporado la radiofrecuencia facial. Si no lo conoces, este es un momento ideal para que te explicamos qué es y qué puede hacer por tu piel.

Es inevitable que con los años la piel del rostro pierda elasticidad y aparezcan arrugas debido a que la producción natural de colágeno, elastina y glicosaminoglicanos disminuye. Es un proceso natural que hay que asumir, pero no tenemos por qué renunciar a vernos mejor. Para ello ya no hace falta pasar por un quirófano ni ponerse botox. Cada vez hay más personas que rechazan ambas opciones porque -visto lo visto sobre todo por la televisión- tienen mucho miedo a perder la expresión y dejar de ser ellas mismas.

La radiofrecuencia es una alternativa indolora y no invasiva para recuperar la tersura y eliminar la flacidez del rostro. Está indicada para el tratamiento de arrugas y líneas de expresión, papada, ojeras, envejecimiento de la piel, flacidez y pérdida de tono en cara y cuello. Es una manera de mejorar dos de los caballos de batalla que más nos preocupan a las mujeres: el tan odiado código de barras -esas arruguitas que salen encima y debajo de los labios- y las patas de gallo. Entre sus ventajas están que no hace falta anestesia porque no es una cirugía ni tendrás que seguir especiales cuidados tras el tratamiento. Generalmente, no produce dolor ni inflamación -aunque sí un ligero enrojecimiento pasajero- y podrás tomar el sol tras cada sesión.

El tratamiento con radiofrecuencia facial produce calor -unos 40 grados- en profundidad llegando hasta la dermis mediante el deslizamiento de un cabezal en la zona a tratar. Estimulamos así el colágeno y favorecemos la corrección de la flacidez ya que el calentamiento de la dermis modifica las propiedades originales de las fibras de colágeno que se contraen en respuesta al calor y producen una mejora en nuestra piel. Esta aplicación de calor tiene también un efecto regenerador en las fibras de colágeno a largo plazo, por lo que la mejoría será más visible varias semanas después del tratamiento.

Si tuviésemos que detallarte los beneficios principales de esta técnica, bajo nuestra experiencia, los principales son:

  1. Piel luminosa y tonificada
  2. Piel más tersa y menos flacidez
  3. Piel con mayor elasticidad
  4. Arrugas y surcos suavizados
  5. Suavizado de las arrugas de expresión
  6. Incremento en la producción de colágeno
  7. Reducción de la papada o el doble mentón
  8. Eliminación de bolsas y ojeras