Clínica Dental Moyúa en Bilbao
cigarrillos electrónicos

Con la aparición en el mercado de los cigarrillos electrónicos hace pocos años, muchos/as fumadores/as vieron en éstos una alternativa al consumo de tabaco tradicional, con la que pudieran mantener controlada su adicción, pero de forma saludable. Hoy, numerosos estudios confirman que los e-cigarrillos tienen efectos negativos sobre nuestra salud. Concretamente, en el caso de la salud bucodental, resulta muy afectada y los cigarrillos electrónicos tienen efectos perjudiciales para nuestra boca, tantos como el tabaco tradicional, dañando los dientes y las encías.

En este artículo te contamos en qué medida y porqué.

cigarrillos electrónicos

Qué es el cigarrillo electrónico

El cigarrillo electrónico, tal y como hoy lo conocemos, fue inventado en 2004 por el farmacéutico chino Hon Lik. Su popularidad creció como la espuma y se extendió a nivel internacional rápidamente. En seguida aparecieron marcas y modelos de negocio diferentes en torno a este producto.

El cigarrillo electrónico se compone con un líquido que contiene nicotina, propilenglicol y glicerol. Además, de estos componentes, también lleva extractos de hierbas o componentes alimentarios, que son los que le dan a cada tipo un sabor característico que los identifica y diferencia.

Los/as consumidores/as de este tipo de e-cigarrillos, aspiran el vapor que generan los dispositivos que se utilizan. Emulan la sensación que ofrecen los cigarrillos tradicionales y, por el hecho de aspirar el vapor generado, se define a esta actividad como vapeo. Y los que tienen este hábito son vapeadores/as.

Pese a que hoy día la situación no es como la de hace unos cuatro años, en los que el mercado vivió una explosión de negocios, modelos, marcas, etc., ha alcanzado un nivel de consumo equilibrado.

Pero muchos de esos/as vapeadores/as creen que fumar este tipo de cigarrillos no entraña peligros para la salud, por lo menos no tantos como el tabaco tradicional. Y la verdad es que no es así: el cigarrillo electrónico daña nuestra salud. En el caso de la bucodental, tiene efectos nocivos y perjudiciales para nuestros dientes y encías.

cigarrillos electrónicos

Efectos del vapeo en nuestra boca

Conocemos los efectos nocivos para nuestra salud que produce el tabaco, consumido de forma tradicional: halitosis, periodontitis y manchas en los dientes, además del riesgo elevado de padecer cáncer oral.

Los problemas que ocasiona la variante electrónica no son menos importantes, ya que no sólo es vapor lo que se inhala cuando se vapea. A simple vista, y en parte gracias a las campañas de publicidad que ha habido detrás de los cigarrillos electrónicos, podría parecer que el vapeo es inofensivo para nuestra salud. Pero no es así: tiene riesgos.

En el caso de la salud bucodental, los cigarrillos electrónicos causan efectos negativos en nuestra boca:

Al aspirar los tejidos bucales se exponen a los compuestos producidos por el calentamientos de la nicotina, glicerina, junto con el resto de componentes de la fórmula del e-cigarrillo. Éstos, matan gran cantidad de células de nuestra mucosa oral. Ahora mismo se estima, según los resultados que ofrecen diferentes estudios, que aquellas personas que vapean tienen una tasa de muerte celular superior al resto de la población (un 2.500%).

Además, las células de la boca, al verse atacadas por los compuestos de los cigarrillos electrónicos, liberan proteínas inflamatorias. Se ha probado según los estudiosque el cigarrillo electrónico disminuye la capacidad de defensa contra las infecciones microbianas. Esto propicia la aparición de enfermedades de las encías, como gingivitis o periodontitis. Ésta es una enfermedad grave que puede tener consecuencias nefastas para nuestra salud en general. También se corre el riesgo de sufrir enfermedades del tracto respiratorio.

 

En definitiva, todos estos factores hacen que aumenten los casos de cáncer oral entre los consumidores de los cigarrillos electrónicos.

 

Por lo tanto, al igual que con el consumo de tabaco tradicional, nuestro consejo es que se elimine el hábito de consumo de este tipo de productos lo antes posible. Está además probado también que el consumir e-cigarrillos no disminuye la adicción al tabaco tradicional y en realidad no ayuda a eliminar el hábito de fumar.

Por lo tanto, tenemos que ser categóricos: el mejor de los hábitos, no tener ninguno de los dos. Por tu salud.