periodontitis Archivos - Clínica Moyúa
Clínica Dental Moyúa en Bilbao
salud bucodental y embarazo

El embarazo produce toda una serie de cambios orgánicos, incluyendo también nuestra salud bucodental.

Durante el embarazo, debes incrementar tus consultas al dentista para aumentar los cuidados de la boca y evitar que se produzca ninguna patología en la misma.

Embarazo y salud bucodental

Estar embarazada es un estado que produce un aumento del volumen sanguíneo, con lo que llegará un mayor flujo de sangre a tus dientes y encías.

Además, los cambios hormonales terminan por provocar un aumento de la acidez de la boca, propiciando la destrucción del esmalte por parte de diversos gérmenes.

Todos estos cambios propios del embarazo terminan por producir una serie de efectos sobre tu salud bucodental, como son:

– Gingivitis: La gingitivis es la inflamación y secundariamente enrojecimiento de las encías. Esto provoca una mayor facilidad para sangrar durante el cepillado de los dientes. La gingitivis se produce sobre todo por el aumento de la hormona llamada progesterona durante el embarazo. Si no se trata, la gingitivis se puede complicar y dar lugar a una enfermedad conocida como periodontitis.

– Periodontitis: Como hemos dicho, la periodontitis puede ser una complicación de la gingivitis. Es una enfermedad bastante grave, que consiste en una inflamación e infección de la zona de las encías y los huesos que sujetan las piezas dentales.

– Dientes flojos: Los niveles elevados de las hormonas del embarazo pueden llegar a debilitar el tejido óseo dental, pudiendo notar como tus dientes están más flojos de lo normal y se mueven.

– Caries dentales: Cuando los ácidos y las bacterias de la boca descomponen el esmalte dental, se producen las famosas caries. Debemos tener en cuenta que durante el embarazo, tu acidez bucal aumenta por lo que es más probable que sufras caries con mayor frecuencia.

– Caída de dientes: Cualquiera de las anteriores enfermedades puede acabar derivando en la caída de una de tus piezas dentales si no actúas a tiempo.

salud bucodental y embarazo

Señales y síntomas

 

Debes consultar a tu dentista si sufres cualquiera de los siguientes síntomas:

– Mal aliento.

– Encías dolorosas.

– Dientes flojos.

– Llagas, bultos o tumores bucales.

– Dolor.

– Encías rojizas.

 

El tratamiento

Habrá que abordar el problema individualmente, pues no lo es mismo que sufras una gingitivis que una caries.

Consulta a tu dentista para resolver tu problema específico.

La importancia de la prevención

Pero lo más importante de todo es prevenir la aparición de cualquiera de estos problemas derivados del embarazo. Para ello, te recomendamos una serie de consejos:

– Cepilla tus dientes a menudo utilizando un dentífrico enriquecido con flúor. Además, recurre al hilo dental y a los colutorios para mejorar tu limpieza.

– Utiliza cepillos de cerdas finas para evitar una fricción muy elevada que pueda producir heridas en tus encías.

– Cuida tu alimentación. Si llevas una dieta equilibrada, proporcionarás los nutrientes necesarios a tu organismo para combatir los patógenos que ataquen a tu boca.

– Aunque en ocasiones te pueda la tentación, intenta evitar en la medida de lo posible el consumo de azúcar. Estos alimentos solo aumentan la placa de tu boca y favorecen la aparición de caries.

En definitiva, te hemos contado las principales características de la microglosia, por lo que ya tendrás claro cómo se puede afrontar.

Periodontitis

La periodontitis se trata de una enfermedad de origen infeccioso y que es crónica. Ésta afecta a los tejidos que rodean, mantienen y protegen a los dientes haciendo frente a ataques de las bacterias.

Se produce cuando hay inflamación o una infección en las encías y éstas no son tratadas. La inflamación o infección suelen expandirse desde las encías hasta los ligamentos, además del hueso del diente que le sirve de soporte. Al perder el soporte hace que se puedan llegar aflojar los dientes e incluso caerse.

Esta enfermedad de las encías es el motivo esencial de la pérdida de los dientes en adultos.

Otra de las causas de esta enfermedad es la acumulación de la placa y el sarro en la base del diente. La inflamación a causa de la acumulación de estos provoca que en medio de las encías y el diente se creen unas bolsas o unas cavidades. Las bolsas se llenan de placa o sarro y la hinchazón del tejido alcanza la placa que hay en la bolsa. Si la hinchazón se produce de forma continua, puede llegar a dañar los tejidos y también el hueso aproximado al diente.

Puesto que la placa tiene bacterias, es posible que surja una infección, llegando incluso a producirse un absceso dental, lo que incrementa la posibilidad de destrucción del hueso.

¿Cómo sabes si sufres alguna enfermedad en las encías?

Los síntomas de la enfermedad son las siguientes:

1. Puedes llegar a tener un mal aliento de manera continua.

2. Tus encías están rojas o hinchadas.

3. Las encías pueden estar muy sensibles e incluso llegan a sangrar.

4. Notarás un dolor al masticar la comida.

5. Los dientes los podrás notar flojos y sensibles.

6. Las encías estarán retraídas y los dientes podrás verlos más largos que de costumbre.

Periodontitis

¿Cuál puede ser su tratamiento?

La meta del tratamiento es disminuir la inflamación, suprimir las bolsas que haya en las encías y tratar el germen yacente de esta enfermedad.

Deben recomponerse las superficies rudas de los dientes o los instrumentos dentales.

Además, debes tener una buena higiene dental. Puede implicar que tengas que utilizar diferentes instrumentos o artilugios para ceder y revolver la placa y sarro que se encuentren entre los dientes. Es esencial que utilices el cepillo e hilo dental que sea apropiado, aunque te hayas hecho una limpieza de los dientes a cargo de un profesional. Nosotros te enseñaremos a usar el cepillo e hilo dental de una manera adecuada.

También, podrás tomar medicamentos que se colocan en las encías y en los dientes pero siempre bajo la supervisión de un odontólogo. Debes tener en cuenta que todas las personas que sufren de periodontitis es necesario que se hagan una limpieza dental cada 3 meses.

la piorrea

La piorrea es una enfermedad de las encías que, no tratada a tiempo, puede acarrear graves problemas dentales e incluso provocar la pérdida de dientes. Una vez más la higiene bucal correcta es la forma más efectiva de prevenirla. Además, a veces la piorrea no presenta síntomas ni produce dolor, con lo que es vital acudir a las revisiones en consulta para una detección a tiempo.

En este artículo te explicamos las claves sobre la piorrea: qué es, sus causas, síntomas, cómo se detecta y su tratamiento.

Qué es la piorrea

La piorrea es lo que comúnmente se denomina a la periodontitis o enfermedad periodontal. Es el periodonto, lo que rodea y sostiene al diente, la encía, el hueso del alvéolo y el ligamento entre el diente y el hueso.

Causas de la piorrea

  • La primera causa de la piorrea es una infección: las bacterias presentes en la placa microbiana producen toxinas. Estas toxinas irritan la encía, penetran en ella y se produce la inflamación.
  • Si esta inflamación no se trata a tiempo, el proceso avanza y los dientes se van quedando sin soporte.
  • Una mala higiene bucal puede hacer desarrollar la piorrea con el paso del tiempo.
  • Hay que tener en cuenta además, que hay ciertas enfermedades que hacen que los pacientes que las sufren tengan mayor riesgo de padecer piorrea. La diabetes, la leucemia o los tratamientos con ciertos medicamentos, aumentan el riesgo de que surjan este tipo de infecciones.
  • Una mala alimentación también puede provocar la aparición de la piorrea. Una dieta deficiente en nutrientes y vitaminas debilita el sistema inmunológico y queda expuesto a infecciones.
  • El tabaco es otra de las causas más importantes.
  • El estrés también puede provocar que el sistema inmunológico se debilite, bajen las defensas y no puedan hacer frente a infecciones.
  • El embarazo hace aumentar la posibilidad de que las encías sangren y se muestren enrojecidas e inflamadas.
  • La falta o deficiencia en la vitamina C, que provoca escorbuto y se convierte en una patología que favorece la aparición de la enfermedad periodontal.
la piorrea

Cuáles son los síntomas de la piorrea

Se trata de una enfermedad que tiene características complejas, porque a veces resulta asintomática.

Cuando aparecen síntomas, suelen ser:

  • En una etapa inicial su síntoma suele ser la gingivitis, que se caracteriza por el enrojecimiento de las encías, inflamación y sangrado.
  • No suele producir dolor.
  • El aspecto de las encías la delata: hinchadas, blandas, placas de pus entre los dientes…
  • En la etapa más avanzada, provoca que los dientes se muevan y pueden llegar a producirse pérdida de piezas dentales.

Como hemos dicho, puede que no presente ninguno de estos síntomas, por lo que las revisiones en consulta son indispensables para poder detectarla a tiempo.

Una piorrea o periodontitis no tratada a tiempo puede acarrear graves problemas.

Cómo se detecta la piorrea

Es necesario realizar un examen completo en consulta para poder detectar la piorrea. Se debe realizar una prueba radiológica, ya que es en las radiografías donde se analizará el estado del hueso.
Además, el periodontista medirá también la profundidad de las bolsas de las encías con un instrumental específico. Así, controlará el espacio entre el diente y la encía y podrá extraer conclusiones. A mayor profundidad de las bolsas, más grave será la situación.

Cuál es el tratamiento para la piorrea

Cuando la piorrea se detecta a tiempo, el tratamiento consiste en:

  • Eliminar por completo la placa y las bolsas que haya alrededor de los dientes.
  • Alisar las raíces de los dientes para que la encía pueda adherirse nuevamente al diente.
  • Se debe asegurar una buena higiene bucal, para que el resultado sea efectivo.

 

En los casos en los que la piorrea ya se encuentra en un estado avanzado, puede incluso requerir tratamiento quirúrgico. Además de el tratamiento habitual y la prescripción de antibióticos para hacer frente a la infección, se realiza una intervención quirúrgica que busca cambiar la forma de las encías para que resulte más fácil la limpieza.

la piorrea