Clínica Dental Moyúa en Bilbao

Qué esperar después de una endodoncia

endodoncia

Si próximamente te vas a someter a un tratamiento de endodoncia dental o te lo hayas hecho ya recientemente, quizá una de tus dudas sea la de los cuidados posteriores al mismo y lo que se te recomienda hacer.

Este es un tratamiento ya habitual en nuestra clínica, por lo que te vamos a contar qué es lo que debes esperar.

Qué es y cómo se realiza un tratamiento de endodoncia

Mediante la endodoncia se extrae, en parte o en su totalidad, la pulpa del diente y se sella el conducto pulpar. Por eso se le suele denominar a este procedimiento como tratamiento de conductos.

La pulpa es la parte más interior del diente. Está compuesta por un tejido blando formado por los nervios y vasos sanguíneos. La parte del conducto que se encuentra en el interior de la corona es lo que se llama la cavidad pulpar; si nos referimos a la raíz del diente, que va conectado al hueso maxilar, se le denomina conducto reticular.

La endodoncia se realiza cuando hay una infección de la pulpa, que provoca su necrosis. Pueden ser varias las causas que pueden provocar esta infección: caries, traumatismos, erosión de las piezas dentales por roce entre ellos, e incluso la forma en la que se hayan realizado tratamientos dentales anteriores.

La endodoncia es un tratamiento especializado que requiere de una técnica concreta y una intervención que exige pericia.

El procedimiento de la endodoncia se realiza en varios pasos:

  1. Anestesiado de la zona.
  2. Agujereado de la corona del diente para tener acceso a la pulpa.
  3. Extracción de la pulpa.
  4. Limpieza del conducto.
  5. Obturación y sellado del conducto.
  6. Sellado de la corona y reconstrucción provisional.
  7. Medición para la realización de la corona definitiva.
  8. Reconstrucción final y colocación de la corona definitiva en unas semanas.

El efecto final es que el diente sobre el que se haya actuado quedará completamente insensibilizado, porque se le ha extraído el nervio, y aislado del resto del organismo.

endodoncia

Recuperación tras la anestesia

Como ya hemos dicho, la endodoncia requiere anestesiar antes la zona a tratar. El objetivo es dormir esa zona para que el/la paciente no sienta dolor ni molestia alguna y los/as profesionales podamos trabajar de una forma más cómoda y rápida.

Una vez finalizado el tratamiento, es normal todavía sentir el efecto de la anestesia durante algún tiempo. Labios, dientes y lengua pueden estar dormidos todavía unas horas después de realizado el tratamiento, pero es un efecto pasajero. Sólo hay que extremar el cuidado al hablar o comer, para no lesionarse por mordidas etc.

El dolor tras la endodoncia

Tras la endodoncia, normalmente administraremos analgésicos al paciente, para facilitar evitar las molestias y que la recuperación sea más rápida.

Es posible que los primeros días después del tratamiento el/la paciente sienta molestias, sensibilidad e incomodidad. Hay que tener en cuenta que esa zona estaba previamente infectada y dolorida y que este efecto tiene que pasar. Estas molestias son temporales.

El sentir dolor o molestias, no obstante, no es síntoma de que la recuperación sea mejor o peor o que no haya resultado con éxito por el hecho de tener molestias. Hay que tranquilizarse, no tiene nada que ver este factor.

En el caso de que la infección haya sido importante, además de los analgésicos recetaremos también antibióticos. Es importante seguir las pautas correctas de este tratamiento, en cuanto a dosis y duración. No hay que tomar decisiones personales y abandonar el tratamiento con antibióticos sólo porque no haya molestias. Esto es importante.

endodoncia

Reconstrucción provisional de la corona

Una vez eliminada la pulpa y sellado el conducto, se realiza una reconstrucción de la pieza afectada, de forma temporal, para unas semanas.

Esta reconstrucción es provisional y es normal que con el tiempo se desgaste o desprenda. Por eso se suele colocar la corona definitiva en un tiempo relativamente rápido,

Mientras llega este momento, es recomendable seguir estas indicaciones:

  • No comer alimentos duros.
  • Evitar morder con fuerza o utilizar los dientes para abrir objetos, cascar cáscaras de frutos secos, etc.
  • No comer chicles ni caramelos que tengan textura pegajosa.
  • Intentar, en lo posible, masticar con el lado opuesto al que se haya realizado la endodoncia.
  • Extremar la higiene dental, con el cepillado habitual y el uso de complementos para la limpieza efectiva, como la seda dental o los cepillos interdentales,
  • Evitar, en lo posible, fumar y consumir alcohol.

Reconstrucción definitiva

La reconstrucción definitiva de la pieza dental afectada devolverá el aspecto normal a la misma y además se recuperará la funcionalidad de forma total. Esta parte final del tratamiento consiste en colocar una corona o funda para proteger esa pieza de que sufra una fractura. Se trata de un diente que ya no tiene vida y por lo tanto es mucho más frágil.

La corona se coloca en una sesión en consulta y el diente adquiere de esta forma un aspecto totalmente natural.

Es normal sentirla un poco rara los primeros días, pero una vez el/la paciente se haya adaptado, no debería haber ningún tipo de problema para poder masticar con normalidad.

Una vez terminado este último paso del proceso, es importante seguir cuidando de la salud bucal, realizando la limpieza de manera correcta y acudiendo a las citas con el dentista para las revisiones y controles habituales.

Ante cualquier problema de este tipo, será necesario pedir antes una cita para que revisemos cada caso en profundidad. Será necesario consultar cuando:

  • Si el diente se siente apretado y se produce dolor constante.
  • Si se nota mucho desequilibrio al masticar.
  • Si no se puede realizar la limpieza con la seda dental entre las piezas.
  • Si el dolor es crónico y la zona se inflama.
  • Si la medicación administrada provoca efectos secundarios: malestar, alergia, picores, sarpullidos…